2013

Finalmente decidí hacer un comentario acerca del año que corre. Sí corre, siento que apenas hace una semana cumplí años, pero ya han pasado meses desde que eso pasó.

No sé ni cómo empezar a describir el proceso en el cuál me encuentro actualmente, es un poco difícil en realidad debido a que hace más de medio año no actualizo esto. Tal vez porque me llena de recuerdos o tal vez porque ya no necesito escribir tanto cómo antes…

Siento que no sé cómo decir las cosas porqué ya no sé cómo hablar conmigo misma. Se me ha dificultado mucho, tal vez porque éste año es un nuevo comienzo en la búsqueda de quién soy y que quiero en la vida.

Todos los días de este año me he despertado pensando la misma cosa… ¿Es esto lo que realmente quiero? He pensado mucho acerca de la “esclavitud” que conlleva mi carrera, además de el montón de desmotivaciones en cuánto a oportunidades de trabajo y residencias.

Creo que ya he comenzado a entender que siempre me voy a encontrar en un proceso, y cuando termine ése (o tal vez antes de que termine) comenzaré otro, pienso que esa es la forma de vivir que me gusta, con un poco de drama (no lo voy a negar) y de asuntos sin resolver, porque me gusta eso, de resolver cosas, de atar cabos, de poner en orden mi vida o tratar de imponer mi orden en la de los demás. Es un poco de los rasgos TOC que tengo.

Cómo se puede observar por esta entrada tengo el pensamiento saltón, y me falta concentración y pienso en todo y nada a la vez. Es esta cochina desmotivación profesional que tengo, de la incertidumbre y preocupación por conseguir trabajo, de poder graduarme, de poder llenar las expectativas, de poder hacer la residencia, de poder ser una buena médica, de poder ser una buena persona, de poder ser buena familiar, de poder ser buena en todo.

Me desmotiva también la presión social que siento cada vez que me preguntan que para cuando el matrimonio con mi novio, y no es cosa de malinterpretar, sino que yo siento que cada cosa tiene su tiempo y todavía no ha llegado ése tiempo, ¿Qué cuándo llegará? Pues bueno, llegará cuando tenga que llegar. Igual pasa con si voy a tener hijos por ejemplo. Los hijos llegarán si tienen que llegar y sino llegan tampoco es de cortarse las venas.

Me preocupa también que mi novio está construyendo una casa, que dicho sea de paso ya está casi terminada, porque está en la misma propiedad que la del hermano que también la está construyendo. Son casas gemelas. No quiero ahondar mucho en esto, pero… de ser él la persona con la que me voy a unir por el resto de mi vida me hubiera gustado ser partícipe del proceso, de los planos, de la distribución… Pero a fin de cuentas esa casa no va a ser mía, es de él. Me preocupa el hecho de vivir a la par de mis cuñados. Me preocupa compartir el terreno, me preocupa no tener nada mío, me preocupa que él se ofenda si le digo todo esto,  me preocupa nuestra relación y poder llenar las expectativas que él tiene, pero me preocupo más de mí.

De hecho, eso es lo que más preocupa de todo, eso, lo de poder llenar las expectativas que yo misma tengo de mí.