Possibility

Possibility-Lykke Li

There’s a Possibility,
There’s a Possibility,
All that I had was all I’m gonna get

Hmmm….

There’s a Possibility,
There’s a Possibility,
All I’m gonna get is gonna be yours then
All I’m gonna get is gonna be yours then

So tell me when you hear my heart stop
You’re the only one that knows
Tell me when you hear my silence
There’s a possibility I wouldn’t know

Hmmm…..
Hmmm…

know that when you leave,
Know that when you leave,
By blood and by me, you walk like a thief,
By blood and by me, and I fall when you leave.

So tell me when you hear my heart stop,
You’re the only one that knows
Tell me when you hear my silence
There’s a possibility I wouldn’t know
So tell me when my silence’s over
You’re the reason why I’m closed
Tell me when you hear me falling
There’s a possibility it wouldn’t show

Hmmm…
Hmmm…

By blood and by me, and I’ll fall when you leave
By blood and by me, I follow your lead

Hmmm…
Hmmm…
Hmmm…
Hmmm…

Para Mama, Tata y especialmente Papi

Día del Padre

5 minutos y todavía no sé como empezar esta entrada…

Nunca hablo de él. Poca gente sabe su nombre. Pero ahí está, su presencia es latente. Cada día que pasa tiene un momento mágico para descubrir el milagro del día, pero… muchas veces ni notamos ese momento. Mi papá se llama Luis Rolando. Es una persona excepcional. De pequeña yo quería ser cómo él. Fuerte y grande, pero al mismo tiempo lleno de ternura.

Hay heridas que cicatrizan, pero… siguen doliendo. Yo tenía 9 años cuando él se fue. Y sin duda alguna ha sido una de las experiencias más dolorosas de mi vida, recuerdo haber pensado que era mi culpa. Prometí no volver a pedir juguetes caros para que Papi regresara. Pero aún con la inocente promesa, él nunca regresó.

Mucho tiempo después comprendí que lo que había pasado era algo de gente grande y que yo no había tenido la culpa. Recuerdo también abrazar a mi hermana en las noches cuando ninguna podía dormir porque las dos llorábamos. A pesar de tener una relación caótica, Papi siempre insistió en que nosotras teníamos que querernos y las dos lo comprendimos bien.

Muchísimo tiempo después, es que he llegado a comprender las cosas de la gente grande. Para Papi tal vez, como nos lo dijo hoy, la experiencia más dolorosa fue haberse tenido que separar de nosotras. Estábamos frente a la tumba de Tata (mi abuelo paterno) cuando nos lo dijo. Yo tenía anteojos oscuros, pero… mi papá pudo ver como mi nariz se ponía roja y las lágrimas me resbalaban por las mejillas. Y ése fue mi momento mágico del día, cuando comprendí que mi papá era un ser humano, que también cometía errores… así como yo.

Mi hermana tenía la mirada perdida. Ella siempre decide callar cuando algo le duele mucho, la conozco muy bien. Y mi papá nos comenzó a contar acerca de cómo es difícil perdonar a alguien que a uno le ha hecho mucho daño. Yo seguía llorando y eso no es lo usual. Comenzó a re-contar una historia de Tata, de Mama (mi abuela paterna) y de la familia. Esa fue otra de las experiencias más dolorosas en mi vida. La partida de Mama. Ella se fue, dejando muchas tareas inconclusas a mi parecer. Pero, yo sólo tenía 15 años cuando eso pasó y tampoco comprendía bien el mundo. Para mi todo era bizarro. Al día siguiente de la muerte de mi abuela yo tenía examen de Matemática y aún con todo el dolor que yo sentía ese día, me senté a estudiar.Lo hice para que ella se sintiera orgullosa de mí. Me saqué un 100, fue una experiencia agridulce.

Con la partida de mi abuelo, vino una sorpresa. No lloré. No sentí nada. Me dieron la noticia y no pude reaccionar. Caminando incluso hacia el cementerio mis primas lloraban y yo inmutable. Claro, ya tenía 18 años. Recuerdo que no le quise contar a nadie. Llegué a mi cuarto y me acosté, repasando todo el día y mi actitud. Estaba enojada conmigo misma. Tata se había ido para siempre. Ya no habría más “Circo de Nicón”. Y se me salieron unas lágrimas, pero muy pocas. Me acosté enojada de no poder sentir. Yo me había prometido no volver a sentir por una experiencia insignificante.

Y hoy, después de aproximadamente 5 años de la partida de Tata, sentí. Mientras Papi nos hablaba, recordé de forma rápida lo que había significado mi abuelo para mí, y que nunca más podría abrazarlo y comentarle sus tatuajes. Sentí un agujero en el pecho, me costó respirar, se me aceleró el pulso. Me llené de enojo por sentirme mal en el último mes y no haber podido sentir cuando él se fue. Y luego Mama se me vino a la mente. Y vi a mi papá a través de los anteojos oscuros… y noté que mi papá todavía estaba ahí. No han habido abrazos más llenos de ternura en toda mi vida que los que me ha dado mi papá. No miento. Para mi un abrazo de mi papá significa una sonrisa, aún cuando esté llorando.

Papi siempre ha creído en mí. Aún cuando esté ausente. Siempre me pregunta de una forma muy particular cómo me encuentro. Me manda SMS sorpresivos, en donde me dice cosas que decía cuando éra niña. En mi papá vi a mis dos abuelos. La mirada fuerte de un señor moreno, combinada con una ternura que sólo los ojos de doña Elisa me han expresado. Aún con 22 años mi papá me sigue hablando como si tuviera 8. No ha dejado de decirme cosas cariñosas. A eso me refiero. Pero tiene la dosis adecuada para hacerme sentir adulta también.

Con mis caídas, él siempre ha sido una mano. Siempre me empuja, me dice que siga adelante. Que me levante. Que soy una de las personas más inteligentes que él ha conocido. Siempre me había reído cuando me decía eso, diciéndole que en parte era gracias a él. Pero hoy no. Hoy no me reí. Hoy me quité los anteojos, lo miré y le dije, gracias Pa.

Hoy, significó entender muchas cosas. Fue un día extraordinario. Me di cuenta que no soy” tan fuerte” como yo pensaba. Porque aprendí a sentir de nuevo. Y para mí ser fuerte significaba permanecer inmutable ante situaciones adversas. Ya no. Aún no he mencionado porque considero a mi papá una persona excepcional. A pesar de todos sus errores, Don Luis es un trabajador cómo pocos he conocido. Se preocupa por los suyos y no le gusta que ellos se den cuenta de eso. Vela por una de las personas que más le han hecho daño… mi tío. Y a pesar de todo el dolor que su corazón pudo haber sentido, él perdonó. Porque esa ternura de mi papá sólo el amor se la pudo haber dado.

Don Luis me sigue enseñando aún cuando no sea su intención, me dio más que la vida. Y sin embargo, yo casi nunca hablo de él.

Disculpeme Papi por no darle el lugar que ud se merece, yo quiero decirle que ud es una de las personas que yo más admiro en la vida. Es un ejemplo a seguir. Es fuente de fortaleza y amor. Dejeme decirle, que en ud viven también dos personas que creí que se habían ido para siempre. No creo que sea tarde, para un nuevo comienzo para los dos.

Are you gonna end up strong?