Eso de no saber hacia dónde voy…

Ok, para empezar, sí ya sé que siempre es la misma vara conmigo, pero qué puedo hacer?

El asunto es que desde hace unos 3-4 meses me siento estancada. Siento que no estoy yendo a ningún lado. Me siento frustrada de no poder encontrar un trabajo estable y de que mi economía vaya de mal en peor.

Seamos honestos, la verdad es que mi mama ya está harta de mantenerme, di quién no, si ya tengo 27 años y sigo de mantenida porque no puedo encontrar un trabajo, para peores mi familia no está en la mejor situación económica, por lo que soñar con comprarme un carro o algo así es eso, sólo un sueño.

Trato de pensar, de idear alguna estrategia para poder salir de este hueco en el que me encuentro y pues nada! O sea, sería buscar brete en un call center pero la verdad de sólo pensarlo me deprimo, que pasé más de 6 años en la U para terminar breteando en un call center.

Amo mi carrera pero estoy tan desesperada por la falta de trabajo que comienzo a culparme por haberla escogido y no haber escogido otra cosa. Pienso en irme del país y leo noticias que la cosa está igual por todos lados y me deprimo aún más.

Me siento enhuacada, enclochada. embarraleada y sin rumbo… Necesito trabajar.  Necesito hacer ejercicio. Me siento mal.

Tras de todo, como punto y aparte, a veces las cosas no pasan como a uno le gustarían y las edificaciones se comienzan a derrumbar. Y uno trata de aferrarse, por amor, pero todo se sigue derrumbando.

La cosa es que necesitaba sacar todo esto de mí.

No sé que ponerle al título

Bueno, había estado evitando regresar acá. Tal vez por los malos recuerdos, tal vez porque pensaba que  ya no lo necesitaba. La cosa es que lo estuve postergando… tanto así que ni siquiera hice un post de celebración de terminar el internado, o de la graduación, o de la incorporación…

Supongo que todo esto se volvió secundario a mi deseo de entrar a la especialidad. El punto es que me lo he estado preguntando, si de verdad quiero entrar, y pues sí si lo quiero. Pero supongo que no he hecho el esfuerzo suficiente (o al menos no el que yo me imaginaba que podía hacer)

Aún me queda 1 mes y una semana para el examen, pero siento que no lo voy a lograr. (para variar y como siempre) y ahí es donde está mi proceso de rumiación. He rumiado la idea tanto, que ya ni sé que es lo que quiero.

Me refiero a que he pensado tantas cosas… incluso el sentirme fracasada por no entrar a la primera (cosa que no debería, de los mejores profesionales que conozco no entraron a la primera)

Si tan sólo tuviera un trabajo a veces digo… Si tan sólo tuviera carro, si tan sólo… me paso la vida pensando en si tan sólo y no la vivo a cabalidad y eso me enfurece! Paso viviendo en el mientras tanto y no disfruto los momentos adecuadamente!

Creo que en algún punto olvidé cómo se debía vivir… y me entristece y me enfada y me hace sentir TAN VULNERABLE!

ACASO SERÁ QUE NUNCA DEJARÉ DE SENTIR QUE QUIERO EL PRÓXIMO PASO???!!!

Mitad del Internado

Poco tiempo he tenido para dormir, mucho menos para escribir, pero bueeeh, tengo examen el miércoles y guardia mañana, por lo que mi cerebro decide procrastinar.

Tengo mucho sin venir a este lugar, creo que es porque me llena de recuerdos de vidas pasadas, vidas que parecen tan lejanas cómo hace siglos, o hace minutos, depende desde el punto del que se vea.

El Internado es un año tan complejo, tan diferente que la verdad necesito mucho más tiempo para escribir. Me llena de temor y angustia, pero también de sueños y esperanzas, deseo que termine, pero también deseo que no lo haga, porque tengo miedo de la etapa que viene.

Por el momento hago caso de las palabras sabias que hace tanto tiempo alguien me dijo pero quedaron grabadas en mi mente, paso a paso, día a día. Voy viviendo el día a día y creo que por eso este medio año se me ha pasado rapidísimo. A veces pasan semanas sin darme cuenta, y a veces horas que son una larga agonía.

Cómo siempre y sin falta, dudo de mi vocación, de la carrera que escogí y el porqué lo hice, porqué no me decidí pasar, porqué no escogí otro camino, pero eso ha sido pan de cada día de todos los años que llevo metida ahí así que no me desvela sentir eso de nuevo.

Sólo siento que una nueva vida está por comenzar. Y tengo nostalgia de dejar la mejor etapa de mi vida hasta el momento.

Examen de Internado

Mi examen de internado tenía cuernos, colmillos y tiraba fuego por la boca. Bastante grande, piel con escamas, y cola con cuernos. Creo que debo aclarar que es mi examen de Internado. Básicamente es un examen de toda la carrera, marque con X, opción única.

Era de esperar que para tan gran examen mi ansiedad estuviera en límites insospechados. Al principio sí, le temía, pero después que hice exámenes de práctica me dí cuenta que en realidad no era tan grande, ni tenía colmillos, ni dientes, y mucho menos una cola con cuernos.

Ya pasó, no sé cuánto me habré sacado de nota, pero lo importante es que ya pasó. La princesa peleó con el dragón y lo derrotó. il_570xN.221313584

Otro final de semestre

Al igual que todos mis finales de semestre, i’m struggling. Tanto nadar para ahogarme en la orilla, ahorita me arrepiento, de las desmotivaciones que me llevaron a no ponerle cómo debí y estar ahorita en “alitas de cucaracha”.

Pero bueno, es esto mismo lo que me toca y al final de cuentas ya estoy aquí y tengo que ponerle. Pero no quiero. Estoy harta. Estoy harta de todo. De la U, de mi casa, de mi hermana…

Nunca voy a ser suficiente para mí misma, eso creo que ya lo comprendí. Ansiedad, angustia, dolor, desesperación… necesito aprobar este semestre. Lo necesito.

Ugh ya estoy harta de todo de verdad. Porque la vida no puede ser más fácil? Tengo que ponerle.

Necesito un poquitín (o un pocote) de ayuda divina. Por favor Diosito no me abandones ya casi al final.

Los héroes anónimos parte I

Esta semana mataron un mae en mi país, el país más feliz del mundo, sólo por denunciar el robo de huevos de tortuga en Limón, esto se da sólo por el consumo de tal “exquisitez”.

Le digo mae, porque cualquiera de nosotros pudo haber sido él, estudiante de Biología, 26 años, probablemente mientras cuidaba a las pobres tortuguitas también se fumaba un puro de mecha, pero a quién le importa todo esto?

Al final, al mae lo mataron, y él lo que hacía era defender a alguien que no se puede defender por sí sólo. No eran esas las mismas hazañas heróicas de Gandhi? Defender a quién no podía hacerlo por sí mismo?

Cuántos héroes anónimos vemos todos los días, sin saberlo. Porque el nombre de este mae no importa, lo que importa es lo que hacía por amor. Así cómo el médico que he visto se queda después de su salida, sin cobrar horas extra, o llega antes, o el profesor que con su actitud no permite que más estudiantes abandonen las aulas, o el chofer de bus que devuelve bien los vueltos porque es honrado, o el mae que pasa a las pobres foquitas arpa del límite (en Finlandia) para que no las cazen por deporte.

Desde pequeña un anuncio marcó mi vida, el oyejeeeeey omamayo. El que trata del poder de uno. El poder de uno es hacer algo, cualquier cosa. Este mae, el de las tortugas nos demostró que sí se puede hacer algo, aunque la vida de uno peligre, sino para que vino uno a este mundo si no es a dejar su huella?

Estoy harta de mi país. La vara aquí es calladito más bonito, por eso éste es el país más feliz del mundo.

942556_10151483821587424_198477748_n

 

Bucket list #2

Je veux apprendre à parler françaisparlezff

Anteriores Entradas antiguas